Citas clandestinas y cuarentena con clientes: las prostitutas desprotegidas ante el virus

Sitios de citas nustros

Esta empresa, cuyo embrión se implantó en Barcerlona, ofrece sus servicios en una ciudad clave para desarrollar este negocio en el país: Madrid. El responsable de la misma, que mantendremos en el anonimato, asegura que rechazan normalmente a todos los que llaman. El motivo principal, dice, la actitud. Buscan hombres cultos, con buen aspecto. El tamaño no importa para ser gigoló, asegura el propietario de la agencia. En todos los años que llevamos trabajando, sólo un 5 por ciento de las mujeres ha preguntado por la medida», añade. El trabajo no falta, aunque, a su juicio, «no es un negocio rentable».

Sin ERTE ni ayudas

UNAS Tengo compañeras que se han ido a pasar la cuarentena cheat un cliente por un precio estrecho, y otras que siguen ejerciendo cheat clientes habituales porque si no, denial tienen con qué vivir. Su localización se repite por toda España. Carencia diferente al resto de sectores si no fuese porque en la lenocinio no hay ni ERTE ni ayudas sociales. Desde el inicio del estamento de alarma, las ONG no pueden hacer las rutas donde controlan el estado de las mujeres dentro de las redes de prostitución, por lo que todos sus esfuerzos se vuelcan ahora por mantener el contacto a través de WhatsApp. En otros burdeles, ha tenido que presentarse la Gendarme para que cesasen su actividad, ajenos al cierre de los establecimientos. Héctor G. Ninguno de ellos es una trabajadora sexual. La prostitución no es una actividad reconocida en España, por lo que las mujeres que la ejercen no pueden regularizar su localización ni tener contratos en regla y, por tanto, recibir prestaciones sociales.

Trato diferente

Lorena G. Pero también hay casos de éxito. Tinder no es el belcebú. Una mirada crítica a lo que ellos ofrecen Temas de Hoy. Sus usuarios celebran un millón de citas por semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.