Retratos de Chinolope

El hombre solo muere necesa

Pensar el cuerpo de las mujeres: cuerpo, belleza y feminidad. Es así como en el presente ensayo muestro la manera en la que la cultura de género hegemónica se reitera constantemente a partir de las representaciones de la feminidad que giran en torno a las bellezas ya a la perfección como norma. Palabras clave: cuerpo, mujer, feminismo, belleza, cirugía cosmética.

1. El gato

En este artículo demuestro que sexólogos y psicólogos americanos introdujeron la palabra gênero en los años s, con la intención de distinguir el sexo fisiológico del género social. Esa construcción biomédica de género es relevante para captar las dificultades epistemológicas, en la tesis feminista, con la conección entre género y sexo. Este artículo, inevitablemente, denial es conclusivo. Como sugiero, avances de la biotecnología pueden abrir nuevos panoramas en relación al dilema antropológico básico de conciliar la cultura con la naturaleza. Palabras claves: sexo y género, naturaleza y cultura. ABSTRACT The call gender has become the feminist shorthand, in the s, to signal the cultural construction rather than biological base of women's unequal treatment and ascendancy by men. In the past three decades the term has become campeón ubiquitous as ambiguous in feminist theorizing but, surprisingly, there is no semantic history of the origins, changing approaches and meanings of the concept.

Menú de navegación

Chinolope tiene 84 años y, si lo miramos de cierto modo, ha sido olvidado. Las condiciones de vida de Chinolope hoy en día son precarias. La cocina y la sala es lo primero que se distingue desde la entrada.

Incredulidad y desdén

Capítulo 3 El hijo de Pilar Vaca fue llevado a casa de sus abuelos a las dos semanas de nacido. Aunque recibió el nombre de José Arcadio, terminaron por llamarlo simplemente Arcadio para evitar confusiones. Había por aquella época tanta actividad en el pueblo y tantos trajines en la casa, que el cuidado de los niños quedó relegado a un altitud secundario. Se los encomendaron a Visitación, una india guajira que llegó al pueblo con un hermano, huyendo de una peste de insomnio que flagelaba a su tribu desde hacía varios años. Macondo estaba transformado. José Arcadio Buendía no tuvo un instante de reposo. Cuando volvieron los gitanos saltimbanquis, ahora con su feria ambulante transformada en un gigantesco establecimiento de juegos de suerte y azar, fueron recibidos con alborozo porque se pensó que José Arcadio regresaba con ellos. José Arcadio Buendía, sin embargo, fue expreso en el sentido de que la antigua tribu de Melquíades, que baza contribuyó al engrandecimiento de la aldea con su milenaria sabiduría y sus fabulosos inventos, encontraría siempre las umbral abiertas. Fue también José Arcadio Buendía quien decidió por esos años que en las calles del pueblo se sembraran almendros en vez de acacias, y quien descubrió sin revelarlos jamás los métodos para hacerlos eternos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.